Sobre las acepciones de las palabras y su importancia en el mundo jurídico

17 10 2011

Es muy importante expresarse con propiedad. Nuestro idioma es muy rico, tiene muchas palabras con las que podemos decir exactamente lo que queremos y no otra cosa, pero, a veces, la misma palabra tiene distintas acepciones, y ello cobra especial relevancia en el ámbito del Derecho.

De hecho, recientemente, esto ha sido objeto de amplio debate en los medios de comunicación. Seguro que si pongo este titular, a todo el mundo le suena: “Llamar “zorra” a la esposa no es un insulto, según la Audiencia de Murcia” (noticia completa aquí). La gente, como no podía ser menos, se mostró indignada, como siempre, y empezaron a llegar los típicos “emails-protesta“, como el que recibí hoy:

“… El motivo de esta misiva no es otro que el de solicitarle amparo judicial ante una injusticia cometida en la persona de mi tía abuela Felicitas y que me tiene un tanto preocupada. Paso a exponerle los hechos:

Esta mañana mi tía abuela Felicitas y servidora nos hemos cruzado en el garaje con un sujeto bastante cafre que goza de una merecida impopularidad entre la comunidad de vecinos. Animada por la última sentencia de su cosecha, que le ha hecho comprender la utilidad de la palabra como vehículo para limar asperezas, y echando mano a la riqueza semántica de nuestra querida lengua castellana, mi querida tía abuela, mujer locuaz donde las haya, le ha saludado con un jovial “que te den, cabrito”.

Como una hidra, oiga. De poco me ha servido explicarle que la buena de la tía abuela lo decía en el sentido de alabar sus grandes dotes como trepador de riscos, y que en estas épocas de recortes a espuertas, desear a alguien que le den algo es la expresión de un deseo de buena voluntad. El sujeto, entre espumarajos, nos ha soltado unos cuantos vocablos, que no sé si eran insultos o piropos porque no ha especificado a cuál de sus múltiples acepciones se refería, y ha enfilado hacia la comisaría más cercana haciendo oídos sordos a mis razonamientos, que no son otros que los suyos de usted, y a los de la tía abuela, que le despedía señalando hacia arriba con el dedo corazón de su mano derecha con la evidente intención de saber hacia donde soplaba el viento.

Como tengo la esperanza de que la denuncia que sin duda está intentando colocar esa hiena -en el sentido de que es un hombre de sonrisa fácil-  llegue en algún momento a sus manos, le ruego, por favor, que intente mediar en este asunto explicándole al asno -expresado con la intención de destacar que es hombre tozudo, a la par que trabajador- de mi vecino lo de que las palabras no siempre significan lo que significan, y le muestre de primera mano esa magnífica sentencia suya en la que determina que llamar zorra a una mujer es asumible siempre y cuando se diga en su acepción de mujer astuta.

Sé que es usted un porcino -dicho con el ánimo de remarcar que todo en su señoría son recursos aprovechables- y que como tal, pondrá todo lo que esté de su mano para que mi vecino y otros carroñeros como él -dicho en el sentido de que son personas que se comen los filetes una vez muerta la vaca – entren por el aro y comprendan que basta un poco de buena voluntad, como la de mi tía abuela Felicitas, para transformar las agrias discusiones a gritos en educados intercambios de descripciones, tal y como determina usted en su sentencia, convirtiendo así del mundo un lugar mucho más agradable.

Sin más, y agradeciéndole de antemano su atención, se despide atentamente, una víbora (evidentemente, en el sentido de ponerme a sus pies y a los de su señora).”

Se nos olvidó, como sucede siempre, leer la sentencia. Yo no digo que el primer periodista que puso un titular como el que copié más arriba no leyera la sentencia, pero, a veces, como ya deberíamos saber, las interpretan de manera errónea y no es tampoco algo extraño porque para entender bien una sentencia son necesarios conocimientos jurídicos. En todo caso, antes de poner a toda la sociedad en pie de guerra contra un magistrado (porque el pobre ponente acabó siendo el culpable de todo), es importante asesorarse bien sobre lo que se escribe.

Si queréis enteraros de lo que pasó realmente, yo os recomendaría leer esto. Por lo menos, es bueno contar con todos los datos para poder emitir una opinión razonada. Después, si nos sigue pareciendo que la sentencia era mejorable, podremos razonarlo con un conocimiento completo de los hechos.

Anuncios

Acciones

Information

One response

16 01 2012
Diccionario jurídico: Estafa « Carla Campo Abogada

[…] otra parte, como ya se ha dicho por aquí anteriormente, no hay que olvidarse de la importancia de las palabras. Tenemos un idioma súper rico en palabras, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: